EL PROYECTO

IMAGEN-PORTADA-DEF.jpg

La Manual es una comunidad de artistas y profesionales del diseño y la artesanía unidos en torno a un espacio común desde el que crear, trabajar, intercambiar ideas y saberes.

Nuestra finalidad es generar un entorno cooperativo de producción artística y artesanal, donde los proyectos y acciones que tengan lugar en nuestro espacio puedan ser económicamente viables y sostenibles en el tiempo. 

Actuamos como aglutinante entre personas de diferentes disciplinas creativas prestándoles apoyo y acompañamiento en el proceso de profesionalización de sus proyectos y creaciones. 

Nacimos en verano de 2012 con la voluntad de dar respuesta a la escasez de espacios de co-creación en el centro de Madrid.

 

Proponemos un espacio donde idear y producir proyectos artísticos y artesanales, en el que poder seguir formándonos y adquiriendo nuevas herramientas para desarrollar nuestros proyectos, donde impartir talleres de técnicas plásticas y artesanales para divulgar el conocimiento creativo y donde albergar eventos de carácter cultural para llegar a un público más amplio dentro de la ciudad de Madrid.

NUESTRO ESPACIO EN MALASAÑA

ESPACIO-MALASAÑA.jpg

La Manual nació como espacio colaborativo de creación en verano de 2012. Después de varios meses buscando el espacio idóneo nos decidimos a alquilar un local en la calle Escorial, Malasaña. Al principio nos organizamos de manera informal, entre varios colectivos, artistas y artesanos, con la intención de compartir gastos fijos del espacio, dar a conocer nuestro trabajo y el de la red de miembros que fuimos forjando poco a poco, a través de exposiciones, talleres de artes plásticas y técnicas artesanales, jornadas de puertas abiertas, pequeños mercados de arte y artesanía dentro del propio espacio...

Este espacio se fue adaptando a nuestras necesidades cambiantes durante 6 años, pero a finales de 2018 decidimos cerrar este espacio y centrar nuestros esfuerzos en el recién alquilado espacio de Lavapiés, un espacio mejor acondicionado y con más metros cuadrados que nos permitía avanzar mejor en los objetivos de profesionalización que queríamos llevar a cabo.